1. La comida orgánica tiene mejor sabor

Es común que en suelos bien equilibrados crezcan plantas más fuertes y saludables que además tienen mejor sabor. Simplemente prueba una naranja orgánica o un tomate maduro. Recientes investigaciones indican que los alimentos orgánicos también contienen mayor cantidad de nutrientes.

A lo largo del continente muchos chefs de restaurantes están utilizando alimentos de producción orgánica. Muchos se han unido a Chefs Collaborative 2000 creado para animar la producción de alimentos de un gusto superior a través de prácticas ambientales.

Se obtienen alimentos deliciosos y nutritivos al comprar productos orgánicos y certificados. Una práctica cotidiana que también es buena para la Madre Tierra.

2. Los productos orgánicos certificados tienen garantía

Desde 1996, todos los productos y alimentos con etiquetado orgánico deben estar de acuerdo con la ley de orgánicos. La certificación es la garantía pública que los productos fueron producidos y manufacturados de acuerdo a procedimientos estrictos libres de químicos tóxicos. Productores y procesadores de alimentos deben mantener registros detallados. Todas las prácticas y procedimientos son anualmente inspeccionados por un certificador de terceras partes. Todos los productores y manufactureros son requeridos para mantener planes de gestión orgánica. Substancias no prohibidas son aplicadas a la tierra en la cual el alimento orgánico crece por al menos tres años.

3. La producción orgánica reduce riesgos de salud

Muchos pesticidas aprobados por la EPA fueron registrados mucho antes de la extensiva investigación relacionada que relaciona los químicos al cáncer y otras enfermedades. Ahora, la Agencia de Protección Ambiental considera como potencial causa del cáncer al 60% de todos los herbicidas, 90% de todos los fungicidas, y 30% de todos los insecticidas. Los niños, productores y trabajadores son particularmente vulnerables. De acuerdo a la Academia Nacional de Ciencias de 1933 que estudia los Pesticidas en la Dieta de Bebés y Niños, la regulación y el monitoreo de pesticidas están sin actualizar y contiene errores. La evaluación del riesgo se basa en el consumo adulto, asumiendo la exposición a solo un pesticida a la vez. Esto no tiene en consideración nuestras múltiples exposiciones a los químicos en el agua, limpiadores de alfombras, productos comunes de limpieza para casas, polvos para pulgas y docenas de sustancias comunes en nuestro ambiente moderno. La investigación de 1993, Pesticidas en los Alimentos de Niños, señala que “el promedio de vida de un niño promedio excede el tiempo de vida de la EPA sobre un millón de riesgo estándar [de cáncer] en su primer año de vida”. Reducir el número de exposiciones a los químicos tóxicos debería ser el objetivo de todos.

4. Productores orgánicos generan suelo

El suelo es la base de la cadena alimenticia y el foco principal de la producción orgánica. Creando un suelo saludable, las plantas tienen mayores posibilidades de resistir a enfermedades e insectos. Cada pequeña parte de suelo vivo contiene miles de microorganismos los cuales ayudan a retener agua y proveer de nutrientes a las plantas. Los productores orgánicos fomentan la fertilidad del suelo a través de labranza adecuada y rotación de cultivos.

Las prácticas de agricultura intensiva y química en campos dan como resultado suelos carente de nutrientes, los que requieren grandes cantidades de fertilizantes. La materia orgánica reducida disminuye la habilidad del suelo a retener la humedad. El resultado es un riego caro acompañado de un uso cada vez mayor de cantidades de agua. El resultado lleva al suelo a apropiarse de los químicos.

Estamos encarando la peor erosión del suelo en la historia debido a nuestras prácticas actuales de agricultura con químicos de uso intensivo, y producción de monocultivos. El Servicio de Conservación del Suelo de Estados Unidos estima que cerca de 3 billones de toneladas de suelo están siendo erosionadas cada año de las tierras de Estados Unidos, globalmente 25 billones de toneladas. La “carga de sedimentos” en los ríos es un factor importante en la disminución de la población de peces. Un tercio de todas las especies de peces en todo el país están amenazadas y en peligro de extinción.

5. Los productores orgánicos respetan nuestros recursos de agua

El agua constituye las dos terceras partes de la masa del cuerpo humano. Cubre tres cuartos de nuestro planeta. Si bien puede parecer que esta existe como agua limpia de manera ilimitada, tenga en cuenta el informe sobre la situación actual: La EPA encontró 98 diferentes pesticidas en aguas subterráneas de 40 estados, contaminando el agua potable de cerca de 100 millones de personas. La agencia identificó la agricultura como la número uno en contaminación de todo el país.

La eliminación de los químicos contaminantes y el drenaje de nitrógeno, emparentados con los esfuerzos de generación de suelos, protege y conserva los recursos de agua desde la contaminación de nitrógeno y la carga de sedimentos. La agricultura orgánica requiere menos agua porque el humus en un suelo vivo retiene humedad.

6. Los productores orgánicos encabezan una investigación innovadora

Los productores orgánicos han sido los pioneros, con innovaciones en investigación para reducir y minimizar el impacto de los pesticidas en la agricultura. Las técnicas de producción mejores conocidas de la agricultura orgánica incluyen:

  • Cultivos de cobertura (abono verde)
  • Utilización de insectos benéficos
  • Rotación de cultivos y diversificación
  • Control biológico y botánico de pestes
  • Compuesto orgánico
  • Observación detallada de los sistemas naturales del suelo, flora y fauna
  • Control cultural y mecánico de malezas

La agricultura orgánica no se enseña en los libros de texto más comunes. Los productores intentan alejarse de los 42 billones de libras de agroquímicos aplicados cada año en cultivos de alimentos. Afortunadamente, una red de productores pensante comparte una investigación a través de revistas, conferencias, correo electrónico y, en algunos estados, a través de los colegas de Land Grant.

7. La producción orgánica ayuda a conservar las comunidades rurales saludables

A lo largo del país, las comunidades rurales observan como se reduce el empleo, las familias agrícolas al borde de la desaparición y un sentido de futuro para los jóvenes que se mueven hacia las ciudades. Muchos productores orgánicos son independientes y operan como familias de agricultores – una raza casi extinta en muchos países. En la última década en los Estados Unidos se perdieron más de 650.000 familias de agricultores – 175 huertas por día. Según el Departamento de Agricultura de Estados Unidos (USDA), la mitad de la producción agrícola de Estados Unidos provendrá del 1% de las huertas.

La producción orgánica, a menudo realizada en menores superficies más intensivamente, es una de las poca tácticas de supervivencia dejadas por la familias agrícola y la comunidad rural.

8. Los productores orgánicos se esfuerzan por preservar la diversidad

El presidente Clinton a ubicado a la pérdida de biodiversidad (la existencia de una amplia variedad de especies) en lo alto de sus preocupaciones ambientales. Sólo unos años atrás, la biodiversidad no era un tema tan común como lo es hoy. La buena noticia es que muchos productores orgánicos y agricultores han sido conscientes de los problemas por décadas, juntando y preservando semillas, y sembrando variedades inusuales. “Estos tesoros vivientes de semillas”, dice Jenny Ausubel en Semillas de Cambio, “comprenden billones de años de evolución y por lo menos doce mil años de selección humana para la agricultura”.

9. Los productores orgánicos trabajan en armonía con la naturaleza

Estamos justo comenzando a entender el impacto de las prácticas de agricultura química e intensiva en el ambiente. La agricultura orgánica representa el equilibrio exigido de un ecosistema saludable: aves e insectos benéficos controlan pestes; la vida salvaje es una parte esencial de una huerta completa y alentado por la inclusión de cultivos de forraje en rotación y por cercas de retención, humedales y otras areas naturales.

Cuando compras producción orgánica, estás ayudando a los agricultores a crear un ambiente saludable para la vida silvestre.

10. Abundancia orgánica y diversidad de alimentos

En la década pasada, estuvimos observando novedades interesantes en producción orgánica de alimentos, frutas, vegetales, semillas y granos, por nombrar sólo algunos.

El artículo más visible no alimentario es el algodón, el único cultivo que la mayoría de los expertos dijo no poder cultivar orgánicamente. El algodón es fumigado con los más exóticos pesticidas tóxicos, en grandes cantidades, más que cualquier otro cultivo de la nación. Solo en San Joaquin Valley, California, 100.000 acres (40.500 hectáreas) son anualmente fumigados. Aún, una vez más, los productores orgánicos están mostrando que puede ser realizado y de un modo rentable.

Comprar orgánico hoy asegura más opciones orgánicas para mañana.

Fuente
Living and Raw Foods

Pin It on Pinterest

Share This