Victoria Boutenko encontró que la comida cocida es adictiva en cuatro niveles:

1. Químico

Cuatro niveles de adicción a la comida cocidaTodos los carbohidratos se convierten en sacarosa cuando son calentados. La sacarosa o azúcar blanca es una de las substancias más adictivas en el mundo. Su estructura molecular es muy similar a la cocaína. Cuando la gente para de comer carbohidratos cocidos, sus personalidades cambian notablemente. Se vuelven más calmos, felices, y pasan aún por las mismas crisis nerviosas que la gente pasa cuando dejan de tomar cocaína. Por eso es que los carbohidratos son la base de toda cocina internacional. Los mejicanos comen tortillas, los italianos comen pasta, los americanos comen papas, los rusos comen pan, los armenios comen arrollados de harina. ¿Y qué hay de la azúcar blanca?. ¿Has tenido alguna vez un caramelo y pensaste que era suficiente?. Siempre quieres otro. Otras sustancias adictivas en la comida cocida son cafeína, chocolate, aspartame, todos los estimulantes, conservantes, colorantes y resaltadores de sabor, casi 2.000 diferentes sustancias que son adictivas. Eso es el nivel químico.

2. Biológico

Cuando nacemos, estamos programados para ingerir alimentos vivos. Nunca le pedimos a nuestras madres que hiervan la leche materna. Nos gusta en su estado natural. De todas maneras, cuando tenemos seis meses de edad, los doctores les dicen a nuestras madres de introducir alimentos cocidos al bebé. Los instintos de nuestro cuerpo nos están pidiendo cuidado, SOS. Mamá dice “Mmmm”, y el cuerpo del bebé dice “No”. El bebé escupe, da vuelta su cabeza. Ellas intentan una y otra vez. Entonces, lo próximo que se genera, es una diarrea ligera y olorosa. El cuerpo dice, hey, ouch, fuera del cuerpo. Pero como esta sustancia es adictiva, el bebé se acostumbra a esto y comienza a gustarle. Ahora estamos programados para ser consumidores de comida cocida.

De acuerdo al libro Sabiduría Sagrada del Cuerpo Humano, cuando el cuerpo es programado para comidas cocidas, siete litros (dos galones) de jugos digestivos por día son bombeados en el sistema. Cuando el cuerpo está programado para alimentarse de alimento vivo, esto es solo una taza por día. Eso significa que si comes tres comidas cocidas al día, tu cuerpo produce 700 mg de saliva, 750 mg de jugo pancreático, 3 litros de jugo estomacal y 3,5 litros de jugo intestinal. En total, 7 litros por día. Si pones tu oído en el vientre, ¿qué escuchas?. Gruñidos. Esos son los jugos bombeando. Todos aquellos jugos los cuales te dan una sensación incómoda. Sientes tensión, mareo, debilidad, irritabilidad, más aún depresión, dolores del hambre, dolores de cabeza y síntomas de ira. Lo único que te dará alivio es la comida cocida. Te sientes con hambre. Eso nunca ocurre a la gente que solo come alimentos vivos. Ellos pueden fácilmente cambiar el horario de almuerzo por dos o tres horas, incluso aunque falte completamente, y no sienten algún malestar.

Cuando llevamos una buena porción de torta o pasta, decimos, oh, es tan buena, moriría por esto. El libro de Victoria Boutenko, 12 Pasos a la Comida Cruda, fue traducido en 12 idiomas incluyendo chino. En todos los idiomas no hubo inconvenientes para encontrar alguna equivalencia de “moriría por”. Sarcásticamente lo llamamos por su nombre verdadero y esto está matando gente porque estadísticamente, la gente que solo come alimentos vivos, nunca muere de cáncer o ataques del corazón, las dos principales causas de muerte conocidas hoy en día. Si la gente que tiene cáncer o problemas de corazón, simplemente cambiase a 100% alimentos vivos, las estadísticas nos dirían que sus síntomas se fueron. Así que, este es nuestro nivel biológico de adicción a la comida cocida.

3. Emocional

El próximo nivel de adicción a la comida cocida es el nivel emocional. Cuando experimentamos estrés, nos gusta comer algo porque comiendo comida cocida nos hace dormir y no nos deja pensar claramente. Comiendo pepinos no ayuda. Necesitamos comer algo confortante. No es que somos deficientes en pochoclo. No llamamos al pochoclo nutritivo. Lo llamamos confortante. Cuando alguien está triste, lo llevas afuera por un helado o para darle algún chocolate. No sabemos como hacerle frente con descubrimientos, en su lugar comemos. Así que este es el nivel emocional, pero el nivel más difícil de todos es el nivel de adicción espiritual.

4. Espiritual

Todos somos seres espirituales, y como seres espirituales somos especiales. Tal vez a alguien le lavaron la cabeza para hacerle creer que no es realmente importante, pero dentro sientes algo especial porque sabes que tienes una misión espiritual especial en tu vida. Y cuando no sigues tu misión, te sientes en problemas. ¿Qué te gustaría que inscriban en tu lápida cuando mueras?. ¿”Tuvo una historia importante”?. Parece como que eso es lo que realmente importa, pero si no seguimos nuestra misión espiritual, continuamos desarrollando dolor y experimentamos este dolor espiritual más y más mientras envejecemos. Por eso los programas de 12 Pasos son programas espirituales. Y es por eso que los últimos cuatro pasos del libro 12 Pasos a la Comida Cruda, son pasos espirituales.

Acerca de Victoria Boutenko

Victoria Boutenko brinda clases de alimentos vivos en la Universidad de South Oregon y, como resultado de sus enseñanzas, muchas comunidades de alimentación viva se fueron formando alrededor del mundo. Victoria y su familia vivieron una dieta 100% viva durante nueve años y los cuatro se curaron de enfermedades incurables. La transformación de la familia de Victoria a los alimentos vivos está descripta en su libro, Familia Cruda. Victoria es también la autora de 12 Pasos a la Comida Cruda. Sus dos hijos escribieron un libro conteniendo deliciosas recetas de alimentación viva llamado Comiendo sin Cocinar.

Los libros de Victoria: Familia Cruda, 12 Pasos a la Comida Cruda y Comiendo sin Cocinar (libro de sus favoritas recetas de alimentación viva) están disponibles en Raw Family.

Fuente
Raw Family

Pin It on Pinterest

Share This