No soy vegetariana ni vegana. Me gusta comer de todo y variado, pero siempre preferí la comida casera, sana y natural. Empece un curso en Consciencia Viva porque muchas veces -y en el apuro- cuesta elegir lo que nos hace bien. Lo recomiendo por la seriedad, la calidad y por los datos que son buenísimos.

— María Clara, Buenos Aires, Argentina